martes, 29 de agosto de 2017

CALPE EN TRES DIAS

¡Se nos acaba el verano y os traemos nuestra última escapada! Esta vez nos fuimos a visitar a unos amigos a Calpe, que por muy cerca que esté, para nosotros, nunca habíamos visitado.
¿Queréis saber que visitar en un par de días por esa zona? ¡Os contamos lo que hicimos nosotros!

Una vez más cogimos nuestra caravana, en esta ocasión fuimos al Camping La Merced, en Calpe. Un camping muy familiar, tranquilo, pequeño y con mucha sombra (echamos en falta la piscina en algunos momentos, pero para poquitos días no pasa nada). Situado a 2 minutos de la playa y no demasiado caro para la temporada en la que estamos.

Llegamos cerca de medio día, a la hora de comer, y dedicamos la tarde para montar, ir de compras y descansar un poquito. Por la noche fuimos al paseo marítimo que queda a menos de 5 minutos del camping a tomar algo fresquito y visitar un mercadillo que ponen en verano. Una playa sin mercadillo en verano no es lo mismo, lo que nos gusta visitar puestecillos aunque luego no compremos nada, ja, ja.






Cala Ambolo


Aprovechando que está cerca, el día siguiente decidimos ir a la zona de Jávea. Visitamos la Cala Ambolo, os avisamos de que no se puede acceder en coche, por lo que hay que aparcar bastante lejos y bajar andando, la ida bien, pero la vuelta... mejor ni lo recordamos! . Nosotros accedimos con el coche lo más cerca posible para bajar todas las cosas, algunas veces hay policía pero a nosotros nos dejaron pasar solo a dejar las cosas. Para que os hagáis una idea es aproximadamente 1.5 km de bajada y su respectiva vuelta. Sin quitaros los ánimos de ir a esta cala os decimos que está genial, una cala no muy grande de piedras (imprescindible escarpines tipo decathlon) y no demasiada gente. Rodeada de acantilados por todas partes, las vistas y sus aguas turquesas merecen la pena. Lo suyo es ir para todo el día para aprovechar el viaje y llevar comida y bebida,  ya que allí no hay chiringuitos ni tiendas ni nada, y volver solo para comprar bebida en verano es una autentica locura.
















     

Cala Racó


Esta es una pequeña cala en el municipio de Calpe, es de piedrecitas así que también son necesarios los escarpines (como en todas las calas claro ja,ja). Si lleváis toalla, aseguraos que es gordita o llevad una esterilla para debajo, las piedras de esta cala hacen daño!!
Está justo debajo del Peñón de Ifach, al lado del puerto, por lo que las vistas son muy bonitas. Es una cala donde mucha gente va a hacer snorkel, ya que hay mucha vida marina y un "barco hundido" (apenas se aprecia, así que tampoco vayáis adrede para buscarlo si alguien os dice que hay un barco, ja,ja)
Esta cala tiene mucho mejor acceso, con mucho aparcamiento cerca, tiene un chiringuito y aseos también, así que es una cala para pasar la mañana o la tarde.





Playa Puerto Blanco


Situada al lado del puerto deportivo Puerto Blanco, de ahí su nombre. Una playita pequeña muy familiar de arena. Rodeada de sus típicas acantilados llenos de las super casas que hay por aquella zona. Está muy bien para ir con niños ya que puedes andar bastantes metros mar adentro que no llega a cubrir. Debido a que es de arena el agua está un poco más sucia que el resto de calas que visitamos.
Hay bastante sitio para aparcar y en la playa está acondicionada con baños.




Cala Granadella


Por falta de tiempo nos quedamos sin ir a esta cala, pero sin duda nos la recomendaron y queremos contaros un poquito, para si tenéis tiempo que no perdáis la oportunidad de ir.
Es una cala de agua cristalina, y según nos comentaron es ideal para el snorkel y submarinismo. Es pequeñita y suele ir bastante gente, así que es la típica cala que mejor ir temprano o no tendrás sitio. Esta cala dispone de baños y restaurante.

Altea



Está situado a unos 20 minutos de Calpe. De camino a Altea, paramos en un tipo tetería al aire libre que nos recomendaron, El Jardín de los Sentidos. Nada más pasar te dicen que tienes que hacer una consumición mínima de 7€ por persona, pero que puedes visitar antes el jardín para elegir donde quieres sentarte, para después volver al inicio donde está la tetería y pedir... Para seros sinceros, nos pareció un sitio "bonito" pero desastroso, un jardín que si estuviera cuidado sería sin duda un lugar maravilloso para pasar la tarde. Nosotros dimos una vuelta e hicimos algunas fotos, y después nos fuimos sin consumir, nadie nos dijo nada así que si no queréis quedaros no habrá problema. Salen algunas fotos bonitas como podéis comprobar.






     

     


Después fuimos al casco antiguo de Altea.  Aquí lo más complicado es el aparcamiento, hay un par de parkings al lado pero son pequeños y siempre están llenos, así que o tenéis suerte, u os tocará dar algunas vueltas.

Llegamos justos para dar una pequeña vuelta por sus callejuelas llenas de bares y restaurantes, de tiendas y de adornos y llenas de gente,  pero eso sí con muchísimo encanto. Sin duda es el punto fuerte de la ciudad. Como recomendación ya que nosotros casi nos quedamos sin cenar, es mejor que reservéis si queréis comer o cenar en el casco antiguo. Está todo abarrotado, de hecho nos daban para uno o dos días después.... algo increíble. Por eso si sabéis seguro que vais a comer o cenar, buscar por internet el que más os guste y reservar, así iréis tranquilamente a visitar sus callejuelas y ver su mercadillo de productor artesanales que está en la Plaza de la Iglesia. Y no os podéis ir de allí sin pasar por su mirador, justo al lado de esta plaza , donde tendréis unas vistas de la costa y del pueblo increíbles tanto de día como de noche.



      





Peñón de Ifach


Es el símbolo de la Costa Blanca con nada más y nada menos que 332 metros de altura separa la playa de levante (La Fossa), las de Cantal Roig y Arenal-Bol hacia el norte y hacia el sur Morro de Toix. Todo ello forma la bahía de Calpe.
Para los más atrevidos y aventureros se puede subir hasta lo más alto del peñón haciendo un recorrido de dos horas y media aproximadamente que comienza desde el Centro de Interpretación de Calpe. La caminata se puede dividir en dos tramos.
El primero hasta llegar a un túnel, el recorrido es bastante fácil donde encontraremos muchos miradores con preciosas vistas.
El segundo tramo transcurre desde el túnel hasta la parte más alta, este tramo es más complicado y debes ir con buen calzado para subir, pero merece la pena llegar hasta lo más alto y contemplar las preciosas vistas que hay desde ahí. Dicen que en días despejados se puede ver hasta la isla de Ibiza.


Sin duda un lugar que nos gustó por la variedad de actividades y sobre todo en época de verano por la infinidad de calas que hay, donde parece que estás en otra parte del mundo.
Os dejamos una foto desde el mirador de Altea.


2 comentarios: